“Dietas Milagros”, una alternativa poco saludable.

Dietas-BeGood-Nutrición-2Existen muchas dietas milagros, entre ellas destacamos la “Dieta de la Clínica Mayo”.

Es una de las dietas más famosas pero no por guardar relación con la prestigiosa Clínica Mayo estadounidense, si no por ser una de las dietas milagrosas más conocidas.

Se basa en una dieta hiperproteica e hipocalórica (de 600 a 900 kcal. diarias) que provoca una rápida pérdida de peso en dos semanas.

Además de grasa, esta dieta produce pérdida de masa muscular y estados carenciales sobre el organismo.

Se trata de una dieta rica en proteínas y muy pobre, en hidratos de carbono y grasas.

El alimento principal son los huevos, pudiéndose comer entre 4 y 6, repartidos durante el día, (desayuno, comida y cena). También se incluye pescados, aves, carnes, determinadas verduras, frutas (las menos energéticas), frutos secos y productos integrales. Se excluyen los productos lácteos, el azúcar, los cereales y los hidratos de carbono; las bebidas autorizadas, son el café y el té.

Una dieta rica en proteínas y baja en hidratos de carbono, conlleva grandes riesgos para la salud; se trata de una dieta desequilibrada en el que se excluyen variedad de alimentos.

Entre los riesgos, destaca:

• Daños renales por un exceso de nitrógeno y descalcificación ósea, que puede afectar al correcto comportamiento del hígado.

• Fatiga y mareos, por la falta de hidratos de carbono, ya que la glucosa es la fuente de energía principal del organismo. Esta falta de hidratos de carbono, puede producir acidosis (acidificación del PH de la sangre) y cetosis (presencia de cuerpos cetónicos en sangre), ya que el organismo se adapta a la situación y utiliza las grasas como sustrato energético.

• Se produce pérdidas de líquidos y electrolitos, favoreciendo la desnutrición.

• Se aumentan los niveles de ácido úrico, pudiendo provocar ataques de gota en personas con hiperuricemia (nivel alto de ácido úrico).

• Un elevado consumo de huevos al día, puede ser perjudicial para la salud aumentando los niveles de colesterol en sangre (teniendo en cuenta que la yema de huevo tiene aproximadamente, 250mg de colesterol).

• Provoca, a largo plazo, osteoporosis e hipertensión arterial, por una exclusión de productos lácteos, ya que no aporta la cantidad de calcio necesaria para nuestro organismo.

Esta dieta, al igual que las dietas hiperproteicas, resulta poco apropiada para conseguir una pérdida de peso que se mantenga, ya que además de ser peligrosa para la salud no enseña a adquirir hábitos alimentarios correctos ni garantiza, que la pérdida de peso se mantendrá a largo plazo.

Nutricionistas-Dietas-BeGood-1

Para ello, aconsejamos ponerse en mano de un profesional de la alimentación, un Dietista – Nutricionista.

Share Button